Renting Flexible

¿Has pensado en retribuir a tus empleados con un coche de empresa? El renting flexible es la solución

Muchos empleados necesitan de un coche para poder realizar los desplazamientos que su actividad profesional requiere. Y esta no es una necesidad exclusiva de repartidores o de comerciales, ya que muchos puestos de trabajo incluyen asimismo entre sus competencias los desplazamientos profesionales.

Pero hoy no vamos a hablar de los automóviles que son utilizados como un instrumento necesario para el trabajo, sino de los coches de empresa como forma de retribuir a determinados trabajadores.

 

La gratificación a los empleados clave mediante el coche de empresa

En las empresas hay dos tipos de automóviles, en función de la categoría profesional de quien los use: los vehículos necesarios para la actividad y los coches que las empresas ofrecen a determinados empleados por cuestiones retributivas y de representación.

La retribución en especie y el coche de empresa

El conocido vehículo de empresa no es más que una forma de retribución en especie que las empresas ponen a disposición de los directivos y empleados más respetados.

Sin embargo, hay que entender que el vehículo de empresa se cede como una prebenda más, que suele ser declarada a Hacienda en concepto de retribución en especie.

Nada que ver con los turismos que muchas empresas ponen a disposición de los comerciales, cuya misión es viajar continuamente para visitar a los clientes.

Diferencias entre el coche de un directivo y el de un comercial

El coche de empresa de un directivo o empleado al que se le quiere premiar o incetivar no muestra señales de que pertenezca a la empresa; algo que no sucede con el vehículo que se pone a disposición de un comercial (casi siempre de gama más baja baja y rotulado como un anuncio rodante de la empresa).

Por otra parte, muchas de estas empresas imponen la norma a sus comerciales de que dejen aparcados sus vehículos en las instalaciones de la empresa cuando finaliza la semana.

De ese modo, se aseguran de que estos no utilizarán el vehículo a nivel privado. Otro detalle que sí que se permite a los directivos y altos empleados que reciben el coche como gratificación.

 

El renting flexible, la modalidad más apropiada para que tus empleados dispongan de un vehículo de empresa

Si tienes que poner un coche a disposición de un directivo de tu empresa, lo más racional sería optar por el renting flexible que ofrece Reflex.

De esa forma, el empleado agasajado puede disfrutar de la flexibilidad de cambiar de coche siempre que sus necesidades varíen (ampliación de la familia, aficiones que requieren mayor espacio de maletero,…).

Pero eso no es todo: el seguro y los mantenimientos también están incluidos en el renting flexible, así que el coche no provocará la más mínima preocupación en el directivo que lo use.

 

Si tu empleado se quiere comprar un coche, ¿por qué no se lo proporcionas tú a través del renting flexible de Reflex?

Por último, conviene destacar una modalidad de la que ya hemos hablado en otros artículos.

Consiste en ofrecer a empleados respetados —bien valorados y con una trayectoria profesional dilatada—, la posibilidad de que su coche particular sea contratado a través de un renting flexible en el que la empresa figuraría como titular.

Mediante este sistema, la empresa se beneficia de un tratamiento fiscal y contable más favorable. Y lo único que tiene que hacer es deducirle de la nómina al empleado la cuota mensual de renting.

¿En qué favorece el trabajador? Básicamente en que se le descontará de la nómina una cantidad similar a la que pagaría por el coche si lo financiase a nivel particular.

¡Y encima con el seguro, los impuestos y el mantenimiento incluido!

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.