¿Por qué es mejor inversión el renting que comprar un coche?

Siempre se ha hablado de que comprar un coche no es una buena inversión. No podemos negar que muchas veces el coche es un bien necesario, tanto para particulares como para empresas, y probablemente tengan que pasar unos cuantos años hasta que amortices el coche, o puede que ni siquiera llegues a amortizarlo.

En el momento en el que pagas el coche y sales del concesionario, el coche pierde valor. Se podría decir que el coche ha perdido aproximadamente un 18% de su valor residual, y durante los cinco o seis primeros años se irá depreciando entorno a un 10% cada año.

 

Qué implica comprar un coche

Normalmente compramos un vehículo por necesidad, y no somos conscientes de todo lo que conlleva. Va más allá de la mera adquisición ya que, además de la depreciación instantánea que hemos comentado, supone una buena responsabilidad, sobre todo a nivel económico.

 

Costes fijos y variables cuando compras un coche

Empecemos por lo básico y primer gasto que va a tener un coche incluso antes de empezar a conducirlo. Tendríamos el impuesto de matriculación, el IVA (un 21% aplicado sobre el total del vehículo, extras incluidos), el seguro que va a necesitar (que lógicamente se seguirá pagando mes a mes), y el comúnmente conocido impuesto de circulación (ahora llamado impuesto de vehículos de tracción mecánica).

Esto sería digamos el primer paso, o el primer desembolso que tendremos que hacer además de la propia compra del automóvil. El impuesto de circulación y el seguro es algo que seguirá siendo un coste fijo. A partir de aquí, todo dependerá del uso y el cuidado que se le dé al coche, y de eso dependerá el coste en combustible, mantenimiento, reparaciones. Pero hay ciertos costes fijos quelos vas a tener que pagar sí o sí.

No estamos barajando la posibilidad de que surja algún imprevisto, alguna avería o algún fallo que requiera una buena reparación y no esté cubierta por el seguro; eso supondrá un buen desembolso.

Se conoce que el mantenimiento de los automóviles aumenta considerablemente a partir del cuarto año, momento en el cual es estimado que haya podido perder ya el 50% de su valor.

Hasta aquí sería a grandes rasgos todo lo que conlleva comprar un coche. Pero ¿y el renting?, ¿tanta diferencia hay entre invertir en comprar un coche y optar por el renting?.

Pues bien, podríamos nombrar una serie de factores o características del renting que solucionarían o anularían bastantes de estos costes.

Con Reflex te puedes ir olvidando de pagar impuestos y mantenimiento, ya que todo eso está cubierto. Además, existe un servicio de asistencia las 24 horas del día los 7 días de la semana. Por otra parte, cuando uno compra un coche, nunca sabe lo que puede pasar en un futuro a medio-largo plazo, ya que tus necesidades pueden cambiar, y ese coche que te habías comprado ahora resulta que es un poco pequeño.

La ventaja es que con este renting flexible puedes cambiar de vehículo cuando lo necesites, por uno más grande o de otras características, sin ninguna penalización, con un seguro que te cubre a ti y al vehículo, y del que tampoco te tienes que preocupar. Además, sólo pagarás una pequeña cuota y te olvidarás de todos esos gastos fijos, y tendrás la seguridad de saber que estás invirtiendo bien tu dinero, y que definitivamente es mejor opción que comprarte un coche.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.