Neumaticos renting flexible

Los neumáticos en los coches de Renting Flexible

En Reflex queremos que el día a día de tu movilidad sea cómodo.

Por eso, tu cuota de renting flexible incluye todos los servicios que puedas necesitar en tu coche; con lo que, entre otras cosas, no tendrás que preocuparte ni del mantenimiento de tu vehículo ni del cambio de los neumáticos.

Aunque esta afirmación hay que entenderla en un sentido amplio. Si valoras tu seguridad, por mucho que nosotros nos encarguemos del cambio de neumáticos, no debes desdeñar por tu parte el control periódico de la presión y el estado de los neumáticos. Y eso es algo que solo puedes hacer tu.

Por tanto, hoy vamos a hablar de los neumáticos en tu coche de renting flexible.

 

La importancia de los neumáticos, como elemento de seguridad

De un modo metafórico, se podría decir que los neumáticos son la delgada línea roja (en este caso sería mejor decir negra) que mantiene a tu vehículo en contacto con el firme.

¡Y son solo unos pocos centímetros cuadrados de caucho los que contactan con el suelo!

Además, los neumáticos no solo sirven para pegarte al asfalto: también tienen la función de dirigir el vehículo en la dirección adecuada y de detenerlo cuando quieres frenar.

Por eso, sorprende que los conductores le den tan poca importancia a uno de los elementos de seguridad más importantes del vehículo.

Porque, aunque nadie dejaría de acudir al taller de inmediato a arreglar los airbags en caso de detectar una avería en los mismos, no sucede lo mismo con los neumáticos. De hecho son muchos los conductores que circulan con los neumáticos desgastados, en mal estado o con la presión incorrecta, sin que parezca importarles mucho.

La razón de esto puede encontrarse en la mayor prioridad que se suele dar al buen funcionamiento de las medidas de seguridad pasiva, en detrimento de las activas (cuya función es evitar los accidentes, pero que en ocasiones no son suficientemente valoradas por muchos conductores).

 

¿Cada cuánto se cambian los neumáticos?

Estos son algunos de los consejos más básicos respecto a la seguridad de los neumáticos:

  • Comprueba cada cierto tiempo si el dibujo de los neumáticos es el adecuado. Para ello, como mínimo, tiene que tener una profundidad de 1,6 milímetros. Fíjate también en los testigos que incluyen todas las marcas de neumáticos para que se sepa si está llegando a una situación en la que no se debe seguir circulando.
  • Nunca emprendas un viaje si los neumáticos no están inflados a la presión correcta. Para ello, debes hacer caso de las indicaciones reflejadas en el manual de instrucciones del fabricante.
  • Si los neumáticos son duros, podrían llegar a durar unos 50.000 kilómetros en el eje delantero y unos 70.000 kilómetros en el eje trasero. Mientras que en el caso de neumáticos más blandos, de carácter más deportivo, la duración es inferior casi en la mitad de kilómetros.
  • También debes comprobar que las ruedas no se están desgastando irregularmente, pues eso indicaría que el vehículo pisa mal. Y que tampoco aparecen en los laterales bocados, bollos, rajas o abombamientos producto de algún golpe contra un bordillo o al introducirse alguna rueda en socavones o agujeros en el piso.
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.