Portada » Artículos » ¿Necesitas temporalmente un camión pequeño? Reflex te da la solución
Renting flexible de camión pequeño con Reflex

¿Necesitas temporalmente un camión pequeño? Reflex te da la solución

Imagina que te ofrecen un proyecto muy rentable, pero que tiene una duración determinada en el tiempo.

Y que para poder llevar a cabo dicho trabajo, necesitas disponer durante varios meses de un camión pequeño, de esos que en la ficha técnica figuran con un peso máximo admitido de menos de 3.500 kilogramos (los únicos que puedes conducir con el carnet de conducir de tipo B).

Si el camión es imprescindible para aceptar el negocio, te empezarán a surgir dudas.

¿De dónde saco yo un camión que solo voy a necesitar durante varios meses?

¿Qué hago luego con el camión una vez que termine el proyecto?

Pues la respuesta a todas estas preguntas la tienes en el renting flexible de Reflex Alquiler.

Comprar no es la única opción

Mucha gente, al percatarse de que puntualmente necesita un vehículo, solo valora la posibilidad de la compra.

El pensamiento suele ser: necesito un coche o un camión, vamos a comprar uno.

Pero el tema se complica cuando la necesidad va a ser limitada en el tiempo.

Necesidades limitadas en el tiempo

Ese es el caso de nuestro amigo Ramiro, que tiene una pequeña empresa de jardinería.

Como su ámbito de acción es muy limitado, siempre se había arreglado con su propio todoterreno.

Cuando iba cargado de macetas y aperos de labranza, ampliaba el espacio del maletero abatiendo el respaldo del asiento trasero.

Pero el año pasado consiguió uno de esos contratos que arreglan varios ejercicios financieros: montar toda la jardinería de un parque de atracciones enorme, a 200 kilómetros de la sede de su empresa.

A la hora de hacer las estimaciones, las previsiones, los cálculos y los presupuestos, Ramiro no tuvo en cuenta que necesitaría un vehículo muchísimo más grande que el suyo para trasladar todo lo que necesitaba.

Porque el parque le había pedido incluso que plantase árboles jóvenes, con la intención de que fuesen creciendo hasta que fuesen capaces de dar sombra a los visitantes.

Para trasladar hasta el parque de atracciones todo el material que le haría falta, necesitaría por lo menos un camión de los pequeños.

Así que Ramiro empezó a buscar camiones viejos, de segunda mano, para salir del paso durante los meses que durase el proyecto.

Pero, entre que los camiones que se podía permitir estaban muy machacados por el uso, y que además no veía viable comprar un vehículo que solo usaría durante 6 o 7 meses, estaba empezando a plantearse rechazar el proyecto.

Reflex le ofreció a Ramiro la mejor solución

Entonces entró en contacto con Reflex.

Y fuimos nosotros los que le comentamos que la mejor opción para disfrutar de un camión pequeño durante el tiempo que lo necesitase —sin gastar una cantidad de dinero considerable— era el renting flexible.

Podría elegir el camión que necesitase y pagar las cuotas de renting mientras durase el proyecto.

Y el valor total de esas cuotas siempre sería más bajo que la cantidad que pagase por un camión viejo y destartalado.

Además, cuando acabase el trabajo con el parque de atracciones, podría cancelar el contrato de renting flexible, sin tener que dar ninguna explicación y sin pagar tampoco penalizaciones.

Bastaría con devolvernos el vehículo para que sus obligaciones con nosotros llegasen a su fin.

Las ventajas de un camión de Reflex

En Reflex conocemos bien las necesidades de nuestros clientes.

Por eso disponemos de una flota de vehículos específicos para cubrir prácticamente todas las necesidades de las empresas y autónomos que confían en nosotros.

Estos son los camiones que puedes alquilar mediante renting flexible en Reflex.

Citroën Jumper chasis con cabina simple y caja trasera metálica

Se trata de un vehículo pensado sobre todo para cargar material, ya que cuenta con una amplia caja metálica para el transporte de mercancías montada sobre el chasis.

En su cabina simple dispone de espacio para dos ocupantes más el conductor.

Este tipo de camiones pequeños suelen ser muy prácticos, si tienes pensado desplazarte con la mercancía tú solo o con otro trabajador que te ayude.

A nivel de motorización, esta Jumper cuenta con un propulsor 2.2 HDI de 130 CV, potencia más que suficiente para impulsar a todo el conjunto, incluso aunque se viaje a toda carga (gracias a su par motor máximo de 320 Nm a 2.000 rpm).

Y otro detalle interesante es su consumo de 7,2 litros a los 100.

Por este tipo de detalles técnicos que garantizan eficiencia y rendimiento, este camión es uno de los más vendidos entre todos los vehículos comerciales.

Un tipo de camión también muy solicitado por nuestros clientes de renting flexible, que saben que este vehículo cubrirá a la perfección todas sus expectativas.

Citroën Jumper chasis con doble cabina y caja trasera metálica

Esta versión con cabina doble es algo menos popular que la de cabina simple, pero mucho más práctica a la hora de transportar conjuntamente carga y trabajadores.

Porque en su cabina dispone de 9 plazas (8 acompañantes más el conductor), además de la amplia zona de carga en la caja trasera.

Este vehículo —cuyas características técnicas son similares a la Jumper de cabina sencilla— está especialmente indicado para aquellas empresas que tienen que desplazar a cuadrillas de trabajadores, junto con el material que van a necesitar para ejecutar el trabajo.

¿Te interesa contratar un renting flexible? Contacta con Reflex

Creo que ha quedado bastante claro que comprar un camión para usarlo solo temporalmente, durante unos pocos meses, es un error.

Un error porque tu empresa deberá hacer frente a unos costes muy elevados.

Y un error asimismo porque luego tendrás que buscarte la vida para venderlo de nuevo, si no quieres tenerlo guardado en un nave o en un descampado acumulando polvo.

En cambio, en Reflex puedes disponer del camión que necesitas para tus proyectos de duración limitada, pagando solo unas cuotas mucho más asequibles durante el tiempo que te haga falta.

Además, en esa cuota también se incluye el seguro, el mantenimiento, las posibles reparaciones, un vehículo de sustitución, la gestión de multas y el servicio de pre-entrega.

¡Y lo mejor de todo es que, una vez que ya no te haga falta, nos lo devuelves y ya está!

Sin comentarios

Lo sentimos, los comentarios están cerrados para este artículo.