Portada » Artículos » Compra tu primer coche en Reflex

Compra tu primer coche en Reflex

El verano ya no es solo una época propicia para las bicicletas.

También es el momento ideal para que los chicos jóvenes se saquen el carnet de conducir.

Y una vez que han conseguido aprobar el examen teórico y práctico, todos los jóvenes quieren tener un vehículo para ellos solos.

Si este es tu caso, en Reflex queremos ayudarte con algunos consejos para comprar tu primer coche.

¿Te acaban de dar el carné de conducir? Ahora empieza lo difícil

Te acabas de sacar el carné y tu experiencia es escasa.

Lo lógico es que, hasta que adquieras mayor soltura, conduzcas acompañado por alguna persona experimentada, que pueda darte indicaciones y ayudarte si te hiciese falta en un momento dado.

Estas primeras salidas con el carné oliendo a nuevo suelen hacerse en el coche de los padres. Y en muchas ocasiones, en compañía de estos.

Porque es evidente que nadie confía más en un conductor inexperto que su propio padre.

Pese a ello, muchos chicos jóvenes quieren independencia y enseguida se hartan de usar el coche de sus padres; por lo que, a nada que ganen algo de seguridad y confianza en sus capacidades, prefieren tener uno propio.

Las características del primer coche

Aunque a cualquier chico joven le gustaría conducir un deportivo de 400CV, la lógica nos señala que no es una buena idea.

Este primer coche debe ajustarse a unas características más convencionales, si no quieres acabar estrellado en la primera curva que te encuentres por el camino.

Estos son algunos de los elementos que debes considerar a la hora de comprar tu primer coche.

Combustible del vehículo

Aunque en España venimos de una década en la que parecía obligado comprar un motor diésel, en los últimos meses desde algunos sectores se está empezando a demonizar a este tipo de combustible.

De cualquier forma, antes de tomar una decisión debes hacer una reflexión profunda. Piensa en el uso al que vas a destinar el vehículo, así como la cantidad de kilómetros al año que calculas que harás con él.

Y por descontado, si quieres contribuir a reducir la contaminación, tal vez te interese un vehículo propulsado por GLP.

Tamaño del vehículo

Al carecer de la suficiente experiencia, conducir un vehículo muy grande tal vez se convierta en un engorro. Sobre todo a la hora de aparcar, en donde la falta de pericia suele complicar bastante las maniobras.

Sin embargo, un coche muy pequeño tampoco ofrece la seguridad y la confianza que necesitas, como conductor inexperto que eres.

Por eso, mi recomendación sería que empezases con un vehículo de tamaño medio, ni muy grande ni muy pequeño.

Nuevo o de ocasión

Aunque a todo el mundo le hace ilusión estrenar un vehículo, quizás no sea la mejor elección. Sobre todo porque te acabas de sacar el carné de conducir y los coches nuevos suelen ser más caros que los usados.

Y no solo eso: los seguros para los conductores sin experiencia —sobre todo si son jóvenes— suelen alcanzar precios desorbitados, en gran medida porque el valor del coche asegurado también es mucho más alto.

Además, aunque ya no es necesario hacer un rodaje como tal, un coche nuevo debe cuidarse mucho durante los primeros kilómetros, si quieres prolongar su vida útil al máximo.

En el lado opuesto tenemos a muchos jóvenes que optan por foguearse durante sus primeras horas “de vuelo” con coches viejos o muy usados.

Muchos padres prefieren que sus hijos se suelten con tartanas viejas, para que se den los golpes que tengan que darse (es ley de vida) con un automóvil de poco valor. Algo que no sucedería si llevas un coche a estrenar y el primer día te haces un rozón contra la columna de un garaje.

El problema de esta visión es que los vehículos muy viejos suelen convertirse en una fuente de problemas y averías, por lo que hay que tenerlo en cuenta también a la hora de tomar la decisión.

En mi opinión, la decisión más óptima sería decantarte por un modelo de kilómetro cero o seminuevo, que no tenga muchos kilómetros y que todavía esté en buen estado. De ese modo, el precio del seguro estará más contenido y todavía tiene un largo recorrido antes de empezar a dar problemas.

El presupuesto

La decisión de comprar un primer coche es importante, pero no decisiva.

Tu primer automóvil no suele durar mucho tiempo en tus manos, ya que cuando eres joven las necesidades, los gustos y los intereses evolucionan muy rápidamente y casi todo el mundo se cansa enseguida de ese primer vehículo.

Por eso es importante valorar bien de cuánto dinero dispones, puesto que no conviene hacer un gran desembolso económico de golpe.

Y si tu idea es financiar una parte del valor, intenta no alargar mucho el plazo de devolución del préstamo. Recuerda que si dentro de 2 o 3 años necesitas cambiarlo por otro modelo, tienes que cancelar el préstamo antes de hacer una nueva compra.

Reflex te proporciona el coche que necesitas

Ahora que has hecho una reflexión pausada y ya sabes lo que necesitas, tienes que iniciar la búsqueda de ese coche con el que empezarás a disfrutar de tu independencia.

Puedes mirar en concesionarios, establecimientos de compraventa o en los anuncios entre particulares. Pero debes valorar si en esos canales encontrarás el coche que realmente te hace falta.

Porque, teniendo en cuenta que la opción más recomendable para ti es un vehículo semi-nuevo, con pocos kilómetros, de un tamaño medio y que no te cueste un ojo de la cara, creo que el establecimiento ideal en el que se ofertan ese tipo de vehículos es el departamento de ocasión de Reflex.

Supongo que ya sabrás que los contratos de renting flexible de Reflex generan mucha rotación de modelos.

Cuando un cliente renueva su contrato y comienza a usar un nuevo coche, el vehículo que deja se pone a la venta después de una exhaustiva revisión y reacondicionamiento total.

Por esa razón, en nuestro departamento de ocasión encontrarás verdaderas joyitas, prácticamente a estrenar, entre las que destacan modelos como el Renault Megane, el Kia Rio o el Opel Astra.

En todos los casos estamos ante coches prácticamente de kilómetro cero —con muy pocos kilómetros y antigüedad— a un precio muy bueno y siempre con garantía de averías.

No obstante, si te apetece comprar un coche más ecológico, tienes modelos con poco tiempo de uso como el Ford Focus GLP o el Citroen C3 GLP.

Unos vehículos que se caracterizan por lo poco que contaminan y lo baratos que salen en el día a día, ya que el gas licuado del petróleo tiene un precio mucho más bajo que el gasóleo o la gasolina.

Yo que tú no esperaría más para contactar con el departamento de ocasión de Reflex.

Sin comentarios

Lo sentimos, los comentarios están cerrados para este artículo.