Portada » Artículos » Cómo ayuda el renting flexible a los negocios estacionales
Negocios estacionales y renting flexible

Cómo ayuda el renting flexible a los negocios estacionales

Hablar con los clientes es la mejor receta para garantizar la salud de un negocio.

Y a nosotros nos gusta hacerlo muy a menudo: para saber qué es lo que les ha movido a elegirnos; y también para hacer cambios, si es que alguna cosa de las que hacemos no les satisface del todo.

Pero ahora hemos pensado que puede ser bueno también que algunos de nuestros clientes nos cuenten públicamente cómo hacen uso de los servicios de renting flexible de Reflex.

Por ese motivo, a partir de ahora vamos a hacer de vez en cuando entrevistas a algunos de nuestros clientes, y las vamos a publicar en este blog.

Para inaugurar este nuevo formato, vamos a entrevistar a Blas de Prado, un joyero artesanal que combina su negocio abierto al público —una pequeña tienda de barrio de Madrid—, con la participación en mercados medievales los fines de semana.

 

Una furgoneta para acudir los fines de semana a mercados medievales

 

¿A qué te dedicas en tu negocio, Blas?

 

Yo hago joyería artesanal. Mi especialidad es el trabajo en plata, pero también hago bastante bisutería. Entre semana, vendo mis trabajos en un establecimiento que heredé de mi padre, que también se dedicaba a la joyería. En mi caso, sigo con la tradición familiar. Pero además me encanta la Historia, por lo que me he especializado en técnicas y diseños de joyería antigua y medieval.

 

¿Y para qué necesitas un vehículo de Reflex?

 

Además de vender en mi tienda, también me gusta participar en mercados medievales. Me suelo vestir como un artesano medieval y hago talleres de joyería con los mismos instrumentos que se usaban en la Edad Media para hacer joyas. Y no solo hago demostraciones, también vendo bastantes piezas de estilo antiguo. Pero claro: desplazarse de un pueblo a otro con un montón de muestrarios, herramientas, materiales para trabajar, el tenderete, los expositores… es complicado. Y no me cabe todo en mi coche particular. Por eso opté por contratar una furgoneta con Reflex.

 

¿Por qué elegiste un renting flexible?

 

Primero pensé en comprarme una furgoneta de segunda mano, pero las opciones que veía no me convencían. Y comprarme una nueva se me pasaba de presupuesto, porque yo solo uso la furgoneta durante los meses de primavera y verano. Aunque en invierno hay algunos mercados medievales, como esto es más hobby que negocio, solo voy en épocas de buen tiempo… Te seré sincero: es bastante duro tirarse dos o tres días al intemperie chupando frío, y yo no estoy por la labor… Así que cuando me enteré de que en Reflex podía usar la furgoneta solo los meses que la necesitase —y que cuando llegase el invierno podía devolverla sin tener que seguir pagando cuotas—, me dije: “esta es la solución que estaba buscando”.

 

¿Cuáles son los beneficios de un renting flexible, que en tu caso han sido definitivos para decidirte por Reflex?

 

Yo tenía la idea de que un renting era un alquiler de un vehículo a largo plazo. Pero el renting flexible de Reflex es diferente: no solo me permiten alquilar el automóvil que yo necesito, sino que puedo cambiarlo las veces que quiera. Incluso cuando vienen meses en los que no me hace falta el furgón, se lo devuelvo a Reflex. De ese modo, me evito pagar cuotas durante el invierno. Te voy a contar un caso que me sucedió el año pasado: decidí comprar un puesto más grande y vistoso para los mercados medievales. Eso significaba que los materiales ocuparían mucho más sitio cuando tuviese que transportar el tenderete desmontado de un lugar a otro. Era evidente que necesitaría una furgoneta mucho más grande. Hablé con Reflex y ellos me ofrecieron una Fiat Ducato bastante más espaciosa que la Citroën Berlingo que estaba usando hasta entonces.

 

Reflex se adapta a las necesidades de cualquier negocio

 

¿Personalizas tu furgoneta de algún modo?

 

Aunque me han ofrecido rotular la furgoneta, por mi profesión no me conviene llamar demasiado la atención, ya que llevo materiales de bastante valor y no quiero que me roben. De hecho, aunque nunca salgo de la tienda con materiales nobles como el oro o la plata, sí que pido siempre que me coloquen en algún sitio discreto de la zona de carga una pequeña caja de seguridad de mi propiedad que uso para llevar dinero y cosas de valor. Y en todas las furgonetas que he conducido hasta ahora me la han instalado sin problemas.

 

¿Desde que trabajas con Reflex has notado algún ahorro de tipo fiscal o contable?

 

No soy un experto en finanzas. Pero esta es una parte destacable de las peculiaridades y características del renting flexible. Ni siquiera sabía que el renting era tan interesante desde un punto de vista fiscal. Fue mi asesor el que me recomendó Reflex: me dijo que me olvidase de comprar una furgoneta vieja, que para mis necesidades lo mejor era un renting flexible. Le hice caso y ahora estoy muy contento con la decisión. Es más: si hubiese comprado la furgoneta, no me habría quedado más remedio que financiarla a través de un préstamo bancario. Y eso hubiese limitado bastante mi capacidad de endeudamiento. Sobre todo ahora que he tenido que hacer una serie de reformas en la tienda de Madrid y no me ha quedado otra que financiar las obras a través del banco.

 

¿A qué tipo de empresarios le recomendarías el renting flexible de Reflex?

 

Pienso que cualquier negocio cuya actividad sea estacional es un candidato ideal para convertirse en cliente de Reflex. Lo mejor que tiene vuestra empresa es la gran capacidad de adaptación a los cambios. Si no te hace falta el vehículo durante varios meses, te permiten devolverlo. Y así ahorras dinero en cuotas y gastos que no son necesarios. Por lo que tengo entendido, en otras empresas no te dan tanta flexibilidad y te penalizan si devuelves la furgoneta antes del plazo fijado en el contrato de renting.

 

¿Y hay alguna cosilla en la que deberíamos mejorar?

 

En general estoy muy satisfecho con todos los servicios que ofrece Reflex. Por decir algún punto de mejora, que hubiese más furgones grandes que funcionen con gas. En el último cambio que he hecho, uno de vuestros asesores me convenció de las ventajas de los coches con motor de gas. Pero el problema es que ahora mismo en Reflex solo tenéis furgonetas pequeñas con esa tecnología. Si hubiese furgones más grandes, ahora conduciría uno que usase gas en vez de gasoil. Aunque estoy seguro de que esta sugerencia no caerá en saco roto, ya que siempre que he propuesto alguna cosa, la habéis tenido en cuenta.

Sin comentarios

Lo sentimos, los comentarios están cerrados para este artículo.