Portada » Artículos » ¿Al gerente de tu empresa le hace falta un coche de representación? El renting flexible es la mejor opción

¿Al gerente de tu empresa le hace falta un coche de representación? El renting flexible es la mejor opción

Los altos directivos y los grandes empresarios acostumbran a tomar todas sus decisiones de gestión en base a estrictos criterios de racionalidad y eficiencia económica.

Todo lo que hacen lo hacen para que el negocio sea más rentable, optimizando los recursos asignados para maximizar el beneficio.

Por esa razón, cada vez son más los empresarios y ejecutivos que eligen el renting flexible para las flotas de vehículos de sus entidades.

Por otra parte, los altos cargos de una empresa también tienen funciones comerciales y de representación.

Esto quiere decir que deben proyectar en todo momento una imagen acorde con los valores de la empresa a la que representan.

Independientemente de que estos directivos sean propietarios de la empresa o sean contratados por los accionistas, deben ofrecer siempre su mejor cara, ya que en todo momento son considerados como la imagen más visible de la empresa.

Y, por lo tanto, cuando se desplazan fuera de sus oficinas —incluso cuando los fines de semana viajan con su familia—, deben hacerlo en coches acordes a la posición que ocupan.

En este post te voy a explicar cómo son los coches de representación que puedes contratar por renting flexible en Reflex Alquiler.

 

El coche de representación como forma de retribución de los directivos

 

El gerente o propietario de una empresa suele comprarse el coche que considera conveniente y apropiado, sin tener que dar muchas explicaciones a nadie.

Pero esto no ocurre con los ejecutivos a sueldo.

Como es comprensible, cuando un ejecutivo es contratado por una empresa, lo normal es que la retribución sea uno de los elementos más decisivos a la hora de gestionar su incorporación.

Y es habitual, por tanto, que muchos directivos, al negociar su contrato de alta dirección, incluyan prerrogativas de fácil valoración económica como el vehículo de empresa.

Cuando un ejecutivo solicita al consejo de administración de su empresa que le ponga un coche de determinadas características a su disposición, realmente lo hace por estatus y también en busca de un beneficio económico.

De hecho, hasta la propia Agencia Tributaria considera que los coches de empresa deben ser tratados como una retribución en especie para cualquier empleado.

Y si el directivo es un empleado, lo lógico es hacer una valoración económica del vehículo que se le va a proporcionar, porque ese coche le evita tener que gastarse dinero en un coche de su propiedad.

 

La mejor imagen de la empresa

 

Hay que entender que cargos como el de gerente, el de consejero delegado, el de CEO o el de director general de cualquier empresa llevan aparejados una importante faceta social, puesto que son la cara visible y más fácilmente reconocible del negocio.

Cuando el gerente es también el propietario de la empresa, se llega a una identificación casi absoluta entre el dueño y su negocio (sobre todo en el caso de pymes con pocos empleados).

Un alto cargo de una empresa suele reunirse con personas de su mismo estatus empresarial, y eso provoca que tenga que comportarse igual que sus homólogos.

Y no solo eso, ya que este tipo de puestos directivos suelen requerir encuentros con grandes inversores, con responsables bancarios y con clientes destacados.

Por eso es necesario que el directivo actúe igual que lo hacen las personas con las que se reúne a diario.

Y si sus colegas visten de chaqueta y corbata y conducen grandes coches, lo normal sería que el directivo en cuestión también lo hiciese.

Además, respecto a este tema conviene recordar que un gerente es también una especie de comercial de lujo de su empresa y no puede presentarse a una reunión para cerrar una importante operación con aspecto desastrado o con un coche viejo y destartalado.

 

Cómo debe ser el coche del jefe

 

Antes de hablarte de los vehículos de representación que tienes disponibles en régimen de renting flexible con Reflex, voy a darte unas pequeñas pinceladas para que sepas cuáles son las principales características de los vehículos de representación ideales.

 

Un coche grande y elegante

Cuando pensamos en un coche de representación, a todo el mundo se le viene a la mente la imagen de un coche grande, oscuro, distinguido…

Pero esta percepción empieza a cambiar, ya que cada vez son más los ejecutivos que prefieren otro tipo de vehículos como los rancheras, los todoterrenos o incluso los deportivos (sobre todo en el caso de los solteros sin hijos).

Es muy poco habitual ver a un directivo conduciendo un vehículo pequeño o una furgoneta, salvo en los casos de negocios unipersonales o de pymes con pocos empleados, en las que el propio gerente hace todo tipo de labores.

Lo fundamental, en todos los casos, es que un coche de representación sea cómodo y con dimensiones interiores generosas.

Las berlinas son desde hace mucho tiempo el automóvil favorito de casi todos los directivos, independientemente de si conducen ellos mismos el vehículo o cuentan con un chófer.

 

Equipamientos básicos de un coche para directivos

Los avances tecnológicos han provocado que casi todos los vehículos actuales incorporen un buen número de equipamientos relacionados con la seguridad como los airbags, el ABS, el ESP…

Pero los altos ejecutivos suelen estar en permanente contacto con su negocio.

Esto hace que un vehículo de representación incluya, como mínimo, un manos libres para poder hablar por teléfono en todo momento.

Y este tipo de equipamientos sí que suelen ser opcionales en muchas marcas, aunque otras empiezan ya a incorporar accesorios como el manos libres y la conexión bluetooth para reproducir a través del equipo de sonido la música del móvil.

En los automóviles de gama más alta suelen incorporarse también elementos como conexión wifi, sistemas de video conferencia o acceso a mensajería instantánea o tablets incorporadas al cuadro de mandos del coche.

Cabe destacar asimismo que la potencia se ha convertido casi en un estándar obligatorio para los coches de los directivos.

Parece tratarse de una especie de ley no escrita por la que el estatus en una empresa se exterioriza a través de los caballos de cada vehículo, siendo siempre el del “jefe” mucho más potente que los que usan sus empleados.

 

Los coches de representación disponibles en Reflex Alquiler

 

Si quieres contratar un renting flexible, actualmente en Reflex ponemos a tu disposición varios modelos de representación bastante apropiados para los altos cargos de tu empresa:

  • Opel Insignia: una berlina alemana caracterizada por sus elevadas prestaciones, así como por los elementos de gran calidad. En Reflex puedes alquilar mediante renting flexible la versión diésel de 120 CV, especialmente diseñada para ejecutivos que tienen que hacer muchos kilómetros por cuestiones de trabajo.
  • Kia Optima: una berlina surcoreana de sorprendentes calidades interiores. La versión con el motor de 141 CV que puedes alquilar mediante renting flexible se erige como el turismo más potente de los que podemos ofrecerte en Reflex.
  • Hyundai i40: este modelo asiático de representación ofrece un destacado equipamiento tecnológico de gama alta, con una versión diésel de 115 CV disponible en Reflex.
Sin comentarios

Lo sentimos, los comentarios están cerrados para este artículo.