Beneficios fiscales renting flexible

Los 5 beneficios fiscales del Renting Flexible

Ahora que estamos en plena campaña de la renta, llega el momento de recapitular sobre lo ingresado el año pasado.

Si eres autónomo —aunque a lo largo del año pasado hayas estado adelantando dinero en tus declaraciones trimestrales—, es ahora cuando tienes que ver si la declaración te sale a pagar o a devolver.

Y ahora que tienes que presentar la declaración creemos que puede ser interesante recordarte cuáles son los principales beneficios fiscales de contratar un renting flexible como el que te ofrece Reflex.

 

El renting flexible, la solución más adecuada para profesionales con necesidades cambiantes

Imagina que inicias una actividad profesional como autónomo, para la que necesitas una pequeña furgoneta con la que hacer los repartos. La actividad despega y empieza a funcionar a pleno rendimiento. Este éxito inesperado implica que los repartos cada vez sean más abundantes. Y como no das abasto con tu pequeña furgoneta, necesitas cambiarla por otra más grande.

Un problema bastante habitual es que Hacienda puede considerar que la furgoneta no solo la usas a nivel profesional, ya que también te puedes marchar de fin de semana o de vacaciones con ella.

Ese es el motivo por el que muchos asesores fiscales recomiendan la contratación de un renting. De ese modo, la cuota mensual se puede considerar como un gasto deducible, sin los inconvenientes de la afección parcial a uso particular por parte de Hacienda.

Pero si contratas un renting convencional, estarás sujeto al cumplimiento de ese contrato y cuando necesites un furgón más grande te penalizarán económicamente por haber cancelado el contrato antes de tiempo.

Por estas razones, el renting flexible es la mejor opción, ya que tendrás todos los beneficios fiscales que a continuación te vamos a detallar, con la flexibilidad de poder cambiar de vehículo sin pagar penalizaciones económicas.

Los beneficios fiscales del renting flexible

Contratar un renting flexible con Reflex te proporcionará estos 5 beneficios fiscales:

  1. El renting flexible es considerado por Hacienda, en lo que a IRPF se refiere, como un gasto deducible. Esto quiere decir que la cuota mensual que se paga puede deducirse por completo.
  2. Un beneficio añadido es que todos los gastos de seguro, mantenimiento, cambios de neumáticos, averías,… también están incluidos en la cuota. Gracias al pago único mensual, se evitan los problemas que suele plantear Hacienda respecto a la procedencia o no de la deducción fiscal de estos gastos.
  3. Lo mismo sucede con el Impuesto de Sociedades para empresas: la cuota de renting también es considerada como un gasto deducible.
  4. Respecto al IVA, cada cuota mensual también incluye su correspondiente IVA, que puede ser deducido en todo o en parte en función del destino al que se dedique el vehículo.
  5. No hay que tener en cuenta los plazos legales de amortización. Esto implica que un coche en propiedad debe amortizarse contablemente conforme a los plazos estipulados por la legislación tributaria. Algo que no sucede con los vehículos de renting.

 

¿Realmente te conviene el renting flexible de Reflex?

Las ventajas y  beneficios fiscales del renting están muy por encima de los que proporcionan el resto de modalidades de adquisición.

Probablemente ahora que estás preparando tu declaración de la renta estés sufriendo en tus propias carnes los dolores de cabeza que generan los vehículos en propiedad.

Pero esto puedes evitarlo gracias al renting flexible. Si quieres hacer un simulación sobre cómo te saldrían las cuotas, no dudes en pedirnos presupuesto.

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.